Parecía que la llegada de las vacunas a casi todo el continente europeo abría una nueva etapa de optimismo en la lucha frente a la pandemia del Covid-19. Pero justo cuando los planes de vacunación preparaban su inicio a finales de diciembre, una nueva mala noticia hizo aparición: en la penúltima semana del mes, el gobierno de Gran Bretaña comunicaba el descubrimiento en las islas de una nueva cepa del virus. Según se fue publicando en medios de comunicación de todo el mundo, esta contaba con una capacidad de contagio mucho mayor. Y las reacciones desde el continente no se hicieron esperar.

Así, aunque es sabido que los virus cambian constantemente a través de mutaciones que conducen a la aparición de nuevas variantes, las características de esta cepa obligó a aplicar cambios en la forma de afrontar la pandemia. Y en este contexto, los gobiernos europeos comenzaron a cerrar sus fronteras en esos días del mes de diciembre con el país británico, donde se localizaron la mayoría de casos de esta nueva cepa. Entre estos gobiernos, claro, estuvo el de España.

La aplicación de estas medidas supuso el último de los cambios legislativos para hacer frente a la pandemia. El inicio de estas modificaciones se debe situar en marzo de 2020. El día 14 de dicho mes se firmó el Real Decreto 463/2020, aquel que permitió hacer frente a la situación de emergencia sanitaria con el objetivo de proteger la salud y la seguridad de los ciudadanos. Tras el proceso de desescalada y el fin de la vigencia del estado de alarma, el país entró en una etapa de nueva normalidad antes del pasado verano. Se implantó para ello el Real Decreto-ley 21/2020, del 9 de junio. Posteriormente, con los rebrotes que comenzaron en octubre en España y el aumento de la incidencia del virus, el Real Decreto 926/2020, del 25 de octubre. Y finalmente, el Real Decreto 956/2020 del 3 de noviembre prorrogó el estado de alarma declarado por el Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre, hasta las 00:00 horas del día 9 de mayo de 2021.

Ahora, ante la nueva situación surgida en Gran Bretaña, el Gobierno de España ha defendido la necesidad de adoptar medidas coordinadas a nivel de la Unión Europea, reforzando, pues, los controles sanitarios realizados a los pasajeros procedentes del Reino Unido. Además, también consideró justificado restringir temporalmente los vuelos y buques de pasaje procedentes del Reino Unido con destino a España.

Quizás te puede interesar leer: COVID-19 ¿Se puede viajar a España?

En su virtud, el Consejo de Ministros, a propuesta de los Ministros de Sanidad y de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, en su reunión del día 22 de diciembre de 2020, ha acordado:

  1. Limitar los vuelos o embarcaciones procedentes de Reino Unido, fuera de las limitaciones especificadas en el BOE. Entre éstas se encuentran los aviones o barcos con nacionales españoles retornando a su país.
  2. Dichas limitaciones se harán efectivas a partir de las 18:00 horas del 22 de diciembre de 2020 (hora peninsular) y hasta las 18:00 horas del día 2 de marzo de 2021 (hora peninsular).
  3. Esta modificación legislativa también trata el caso particular de Gibraltar. Dado que éste es un territorio donde aterrizan vuelos desde el Reino Unido, el Ministerio del Interior tomará las medidas pertinentes para asegurar el cumplimiento de este acuerdo, también, en la frontera de Gibraltar con España.
  4. El Consejo de Ministros también llegó al acuerdo sobre cómo comunicar estas medidas. Se hará a través del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana a la Comisión Europea y al resto de Estado miembros y, a través del Ministerio de Sanidad, a la Organización Mundial de Salud en aplicación del Reglamento Sanitario Internacional.

¡Obtén una evaluación de tu situación!

Si necesitas ayuda para tramitar un permiso de residencia no-lucrativa, inversión, autorización de trabajo y/o estudio en España, entonces reserva 60-minutos de asesoramiento online y obtén consejos útiles para alcanzar el éxito.

Reserva tu consulta online
Compartir: