Esta opción migratoria es ideal para los/las extranjeros/as que deseen: retirarse, establecer su propio negocio, invertir en bienes raíces o estudiar.
Esta vía de residencia está vigente y contemplada en la Ley Orgánica 4/2000 del 11 de enero sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España y su Integración Social (artículos 30 bis y 31) y su Reglamento aprobado por Real Decreto 557/2011, de abril 20 (artículos 45-49)