El Gobierno de España ha aprobado el anteproyecto de Ley de Memoria Democrática, que incluye en su seno, la proposición de Ley, más conocida por “Ley de Nietos”, “Ley de Descendientes”, o “Ley de Nietos y Bisnietos”, que en otras palabras, será la ley que regulará la concesión de la nacionalidad española a los nacidos en el extranjero pero de progenitores españoles. En este artículo trataremos de resumir, de forma sencilla, sus principales características.

El pasado 15 de septiembre de 2020, el Consejo de Ministros del Gobierno de España ha aprobado el anteproyecto de Ley de Memoria Democrática. Sin dudas, un paso más para disponer de una nueva "Ley de Nietos y Bisnietos". Es un texto con 66 artículos agrupados en 5 títulos y varias disposiciones transitorias, derogatorias y finales. El texto ahora será remitido al Consejo General del Poder Judicial y al Consejo Fiscal. 

Tal y como se expone en los motivos de la Ley, numerosos ciudadanos y ciudadanas españoles tuvieron que emigrar forzadamente durante el siglo XX, ya fuese por cuestiones políticas o económicas. Y dicho desarraigo, por muchas satisfacciones que encontrasen en sus destinos, ha marcado para siempre las vidas del colectivo emigrante y sus descendientes.

Así pues la nueva Ley de Nietos y Bisnietos pretende la modificación de cuatro artículos del Código Civil, y con cuatro supuestos que detallaremos a continuación, pretende cubrir todas las situaciones posibles y salvar todos los obstáculos que las diferentes modificaciones legislativas que existieron a lo largo de la historia han establecido. Algunos de los cuales ni siquiera la Ley de Memoria Histórica de 2007 pudo esquivar.

En concreto con esta Ley se desea dar salida a las realidades siguientes, cito:

  1. La inmensa mayoría de los nietos y nietas de aquellas españolas de origen, nacidas en España y casadas con un no español antes de la entrada en vigor de la Constitución Española de 1978. Antes de la aprobación de la Carta Magna, la mayoría de aquellas españolas perdían su nacionalidad al contraer matrimonio con un no español. Durante la vigencia de la Disposición Adicional Séptima de la Ley 52/2007, solo pudieron acceder a la nacionalidad aquellos nietos de mujer soltera o emigrada entre 1936 y 1955. Aunque sucesivas reformas legislativas han hecho posible la recuperación de la nacionalidad por parte de la mujer emigrada, en muchas ocasiones la recuperación se efectuó tras el nacimiento de su descendencia y no posibilitó la transmisión de la nacionalidad.
  2. Los hijos de quienes obtuvieron la nacionalidad de origen mediante la Ley 52/2007 que, al momento de entrada en vigor de la Disposición Adicional Séptima, eran ya mayores de edad. A día de hoy, se mantienen divisiones en el seno de las familias ya que unos hijos —los entonces menores de edad— sí la poseen y otros —los que entonces eran ya mayores de edad—, no.
  3. Los nietos y nietas de las personas emigradas por causas económicas que obtuvieron la nacionalidad del país de acogida y perdieron la española antes del nacimiento de su hijo o hija.
  4. Los nietos y nietas de nacionales españoles que, habiendo ostentando la nacionalidad, la han perdido por no ratificar su deseo de conservarla al cumplir su mayoría de edad. Algunos de ellos pudieron recuperar su nacionalidad y otros no debido a la falta de una Instrucción específica para este supuesto en particular que dejó esa posibilidad a la interpretación de cada registro consular.

Por lo tanto, con la introducción de esta nueva Ley, los supuestos en los que se posibilitará la concesión de la nacionalidad española son los siguientes:

A) Podrán acceder a la nacionalidad española los nietos del emigrante español varón que mantuvo su nacionalidad hasta el nacimiento de sus descendientes…

Por tanto si el abuelo que emigró pierde su nacionalidad española después de que nace su hijo A, dicho hijo A nace español. Éste podrá adquirir la nacionalidad española de origen mediante declaración de opción. Aquí no hay mayor problema.

También sabíamos que aunque el hijo hubiera nacido español, si su padre perdía la nacionalidad española siendo el hijo menor de edad, el hijo menor de edad también la perdía por estar bajo su patria potestad. Podía recuperarla, sin embargo, utilizando la vía del Código Civil de optar a la nacionalidad española hasta los 20 años o recuperarla viviendo un año en España cuando ya era mayor de 20 años. Y ahora, la Ley de Nietos aporta aquí para este hijo del emigrante la posibilidad de pedir la nacionalidad sin tener que ser menor de 20 años o pasar un año en España, supuesto que ya explicaremos del apartado C).

Otros aspectos en los que el nieto puede pedir la nacionalidad española a pesar de no haber nacido de padre con nacionalidad española son los siguientes:

  • Si el abuelo perdió la nacionalidad española por razones económicas.
  • Si el abuelo perdió la nacionalidad española por haber hecho el servicio militar bajo las armas de otro país.

(continúa aquí) …y los nietos de aquellas mujeres españolas emigrantes con independencia de si la emigrante española mantuvo, perdió o recuperó su nacionalidad antes del nacimiento de sus descendientes.

En el caso de los nietos de las mujeres emigrantes, por lo tanto, estos podrán adquirir la nacionalidad española de origen mediante declaración de opción bajo cualquier circunstancia. Es decir, que da igual si esa abuela mantuvo, perdió o recuperó la nacionalidad española antes del nacimiento de sus descendientes.

B) Pueden adquirir la nacionalidad española de origen por la vía de la opción los hijos mayores de edad de aquellos españoles a quienes les fue reconocida su nacionalidad de origen en virtud del derecho de opción.

Por lo tanto, también tienen derecho a optar a la nacionalidad española:

  • Las personas que estén o hayan estado sujetas a la patria potestad de un español.
  • Los hijos de padres que hayan adquirido la nacionalidad española por alguna de las vías mencionadas o por la Ley de Memoria Histórica. Y como los beneficiados aquí suelen ser nietos y bisnietos, de ahí el nombre de esta ley.

C) La recuperación de la nacionalidad española para aquellas personas que, siendo españoles de origen, no la han ratificado al cumplir su mayoría de edad, de acuerdo a lo previsto en el Artículo 24.1 y 24.3 del Código Civil.

En esta vía entran las personas mencionadas al final del artículo A), es decir, aquellas nacidas de padre/madre españoles pero que no han manifestado su voluntad de conservar la nacionalidad antes de adquirir la mayoría de edad y hasta los 20 años.

¡Obtén una consulta online!

Reserva una consulta online de 60 minutos para tu caso de nacionalidad española y obtén consejos útiles sobre cómo puedes alcanzar la mayor probabilidad de éxito.

Reserva tu consulta online
Compartir: