Que la desinformación y los bulos son herramientas poderosísimas es algo que, ya a estas alturas, casi todos sabemos. Que son un recurso habitual por parte de ciertos sectores de la política a la hora de hablar de inmigración, también. Pero lo que quizás no teníamos tan claro es que este modus operandi también ha configurado la visión general que se tiene, en España, sobre la inmigración. Por qué no. El perfil del inmigrante irregular en España no es la de un hombre africano que llega en patera. Si no la de una mujer, joven, que llega al país mediante un vuelo transoceánico.

Aprovechando la cercanía del día internacional de la mujer, que se celebrará este 8 de marzo, queremos hacer una pequeña incursión en el perfil más habitual de la inmigración que llega a nuestro país de forma irregular. Porque ésta, como dijimos, no tiene rostro masculino. Si no de mujer. Y latino. Ellas son las caras más habituales entre los aproximadamente 400.000 extranjeros no comunitarios viviendo en terreno español sin un papel que se lo permita.

Un éxodo sin aceptación legal que, tras caer debido a la crisis económica de 2008, ha vuelto a despegar desde 2015.

[IMAGEN] Evolución de la inmigración irregular en España (2002-2019, en miles)

Gráfico #1: Evolución de la inmigración irregular en España (2002-2019, en miles). 
Fuente: porCausa y Univ. Carlos III. Valores expresados en miles.

[IMAGEN] Evolución de la inmigración irregular en España (2002-2019, en tasa sobre el total de inmigrantes)

Gráfico #2: Evolución de la inmigración irregular en España (2002-2019, en tasa sobre el total de inmigrantes). 
Fuente: porCausa y Univ. Carlos III. Valores expresados en miles.

[IMAGEN] Evolución de los diferentes permisos de residencia legal en España, en comparación con la inmigración irregular (2002 - 2019)

Gráfico #3: Evolución de los diferentes permisos de residencia legal en España, en comparación con la inmigración irregular (2002 - 2019). 
Fuente: porCausa y Univ. Carlos III. Valores expresados en miles.

A continuación, te mostramos algunos datos curiosos —y otros que no lo son tanto— extraídos del estudio llevado a cabo por los investigadores Ismael Gálvez-Iniesta (Universidad Carlos III de Madrid) y Gonzalo Fanjul (Fundación PorCausa), que viene a combatir muchos de estos bulos sobre inmigración irregular.

Mujer de 30 años y latina

Quizás, de lo más destacable a simple vista del estudio de Gálvez-Iniesta y Fanjul es el prototipo de inmigrante irregular que llega, en estos días, al estado español. Según sus averiguaciones, éste sería una mujer de unos 30 años, con pasaporte colombiano, venezolano u hondureño.

En cuanto al sexo, el estudio ha revelado que un 55% de la inmigración irregular está formada por mujeres, y que cuatro de cada cinco tienen menos de 40 años. De estas, tres cuartos proceden de países de América Central y del Sur; la gran mayoría de Colombia, Venezuela y Honduras. En estas comunidades —al revés que la boliviana o la ecuatoriana, que se beneficiaron de la regularización de 2005—la tasa de emigrantes irregulares es muy alta: entre el 30% y el 50%.

[IMAGEN] Distribución por edad de los diferentes grupos de población

Gráfica #4: Distribución por edad de los diferentes grupos de población. 
Fuente: porCausa y Univ. Carlos III.

[IMAGEN] Evolución de la irregularidad por origen (miles)

Gráfica #5: Evolución de la irregularidad por origen (miles). 
Fuente: porCausa y Univ. Carlos III.

Llegan en avión

Otro dato curioso y que viene a combatir la idea de que la inmigración irregular llega en barcos desde África: alrededor de un 25% de los inmigrantes irregulares que entraron a España lo hicieron por los aeropuertos de Madrid y Barcelona, y con un pasaporte colombiano. Así de sorprendente.

La explicación está en que los ciudadanos de Colombia, desde el año 2015, no necesitan visado para viajar a España. E igual que ocurre con muchos españoles en EEUU, muchos se quedan ya a vivir aún sin contar con un permiso de residencia.

La economía informal: sector predilecto

Aquí sí no hay sorpresas. Y como bien podía imaginarse alguien mínimamente puesto en el tema, la economía informal ocupa a la mayoría de estos inmigrantes irregulares. Sin embargo, no se debe confundir esto de informal con cualquier término peyorativo, pues la mayoría de estos trabajos son ocupaciones consideradas como esenciales. Es decir...

Dentro de ello, González-Gálvez y Fanjul estiman que el sector concreto que mayor número de empleados en situación irregular concentra es el del hogar (80.000 personas), un dato que iría en línea con sus averiguaciones sobre el perfil de los inmigrantes. Tras el de los servicios del hogar, el segundo sector con más empleados en situación irregular sería el de la hostelería (70.000 trabajadores).

[IMAGEN] Distribución sectorial de los trabajadores inmigrantes (% sobre datos de la EPA)

Gráfica #6: Distribución sectorial de los trabajadores inmigrantes (% sobre datos de la EPA). 
Fuente: porCausa y Univ. Carlos III.

Balance fiscal positivo

Otro bulo que no supera el filtro del estudio de González-Gálvez y Fanjul es el de que la inmigración le genera pérdidas a los ciudadanos españoles. Más bien todo lo contrario, las averiguaciones de los investigadores apuntan a que una regularización de aquellos en situación irregular contaría con un efecto positivo para las arcas del estado español.

¿A qué se debe esto? Pues, primero de todo, a que debido a la menor edad con la que cuentan los hogares inmigrantes regularizados, cabe destacar que estos contribuyen más al estado de lo que lo hacen las familias con nacionalidad española.

Al calcular las aportaciones que éstas hacen sobre la renta y las contribuciones sociales, y restarle luego la suma de las transferencias públicas recibidas, el resultado es que las contribuciones de las familias inmigrantes son un 70% más cuantiosas que las de las españolas (entre las que hay 10 millones de pensionistas). O, dicho de otra forma, unos 2.000 euros más grandes.

[IMAGEN] Flujos migratorios y mercado de trabajo

Gráfica #7: Flujos migratorios y mercado de trabajo. 
Fuente: porCausa y Univ. Carlos III.

Por otra parte, y al incorporar al cálculo los impuestos directos y el gasto público en educación y salud, los hogares compuestos por inmigrantes extracomunitarios sólo reciben 400 euros más de media que los españoles.

Y ya por último, queda el descubrimiento más impactante que, para muchos, conllevará este estudio. El hecho de que cada inmigrante irregular tiene un coste de 2.000 euros por inmigrante. “En caso de regularización”, proponen los autores, “la aportación fiscal neta de los inmigrantes en situación irregular se incrementaría por encima de los 3.250 euros”.

Conclusión

Teniendo todo esto en cuenta, y puestos a hacer un retrato robot del inmigrante irregular medio llegado a España, nos saldría algo así: una mujer joven, que ha llegado en avión desde algún país de Centroamérica o Sudamérica y que ahora se desempeña como trabajadora del hogar.

Y más allá de eso, el estudio de González-Gálvez y Fanjul nos deja otro descubrimiento clave. Que la inmigración no supone una pérdida económica en España. Que más allá de los bulos y desinformaciones que indican que estos trabajadores extracomunitarios y sin permiso de trabajo le suponen una carga al estado, la realidad dista mucho de dicha afirmación.

Pues, según ellos, no hay mejor forma de hacer que los inmigrantes irregulares contribuyan a la economía del estado que, curiosamente, regularizándolos.

¡Obtén una evaluación de tu situación!

Si necesitas ayuda para tramitar un permiso de residencia no-lucrativa, inversión, autorización de trabajo y/o estudio en España, entonces reserva 60-minutos de asesoramiento online y obtén consejos útiles para alcanzar el éxito.

Reserva tu consulta online
Compartir: